sábado, 26 de enero de 2013

Olvidados por Hollywood

Sin un Óscar de reconocimiento, las cuatro ruedas también han sido protagonistas en la gran pantalla.

¿Qué hubiera sido de Marty McFly sin su DeLorean? innegablemente se sentiría tan perdido como el musculoso Mr. T sin su “furgo” o Michael Knick sin Kitt. Estos y más son los ejemplos como los automóviles han tenido un protagonismo en el mundo del celuloide, olvidándose este mundo de alguno de ellos, ¿pero de cuáles?

En 1978 se estrenó en los cines la cinta Greaser, film que logró lanzar a la fama a actores como Jhon Travolta – interpretando al malote Danny Zuko – y a Olivia Newton-John en el papel de la timida Sandy Olsson. Recordada por todo el mundo es la carrera de coches al más estilo Ben Hur, entre el personaje de Travolta y el malo de la película en la cual Danny logra vencer al volante de un Ford De Luxe de 1948, modelo que Ford lanzó al mercado a finales de los años 30´s para lograr que aquellos que no pudieran adquirir un vehículo Lincoln, si pudieran optar a un Ford de lujo.


Sólo un director como John Carpenter lograría adaptar la novela de Stephen King, Christine, la cual narra la historia de cómo un terrorífico Plymouth Fury de primera generación se toma la justicia por su parte ante los ineptos que osaron destruirla. No se conoce a ciencia cierta si alguna unidad más de las 3000 unidades que Chrysler fabrico entre los años 1956 y 1959 también fue poseída demoniácamente.


Si se trata de coches que han pasado desapercibidos en las pantallas de cine, no se debe dejar de nombra el Ford Ltd Crown Victoria, posiblemente el vehículo con más apariciones en el cine y TV de la historia siendo en la mayoría un actor secundario hasta que en 1997 se puede apreciar como Tommy Lee Jones conduce una versión de 1987 en la película Men In Black.


Unos y otros se merecen su estrella de la fama en alguna calle de Hollywood

Galería: Google

jueves, 17 de enero de 2013

La peor escudería de la F1

Scuderia Life, o como hacer el ridículo en la F1.

En el año 1990 se pudo ver como la ilusión de un tifosi, se convertía primero en un sueño hecho realidad para más tarde convertirse en la gran pesadilla de la F1, si a este deporte e le llama el Gran Circo, la escudería Life eran los payasos tristones.

El triste final de la escudería española HRT que se pudo ver en la temporada 2012, provocó que multitud de aficionados al motor se preguntaran si era el final de la escudería con peores registros en la historia de la F1. Carreras cuyo objetivo era meramente llegar – después de ser multitud de veces doblado – la falta de modificaciones y que los pilotos pagaran por poder correr, dieron al traste con la escudería española, pero no convirtiéndose en la peor de la historia, ese honor se la queda Life.
En la temporada en que Alain Prost defendía su tercera corona mundial y que fue arrebatada por el sensacional Ayrton Senna, se dio lugar una de las historias más curiosas y desconocidas de la F1. Mientras escuderías como Ferrari, McLaren o Benetton tenían como objetivo el campeonato del mundo, un poco más atrás se encontraba la reciente Scudería Life, cuyo único objetivo era llegar al circuito a tiempo y poder montar el coche a su hora, arrancarlo y que no se parara no entraba aun en los planes.
Ernesto Vita
Ernesto Vita fue un fanático de las carreras desde joven, ya en los años 70´s se le pudo ver competir en las disciplinas de Fórmula Ford y en F3, pero su progenitor – responsable de la fortuna de Ernesto – le impuso dejar esa afición a la gasolina y velocidad, hasta que en 1989 decide crear su propia escudería de F1, la cual prestaría su apellido: Life, Vita en inglés.
El pequeño proyecto de escudería, decide revolucionar el mundo de la F1 utilizando un motor de 12 cilindros en posición W – tres filas de 4 cilindros – para la cual se decide formar la nueva compañía de investigación e ingeniería Life Racing Engines, presidida por su esposa y tomando él las funciones de vice-presidente y de director general.
Bruno Giacomelli
Con su nuevo coche – el L190 – se decide contratar los servicios de Gary Brabham, hijo de la gran leyenda Jack Brabham para así dar un golpe publicitario, además de creer que el talento se hereda de padres a hijos.
El coche que se presenta para la primera carrera en Estados Unidos es un despropósito, el famoso motor W12 rinde tan sólo 500 cv – 200 menos que el resto de competidores – un volante tan parco que sólo contaba con 10 botones, la ausencia de radio en el coche, un chasis pesado y muy rígido, además de que la transmisión, la caja de cambios y los amortiguadores son de tan baja calidad que en conjunto hace que autos que compitieron 20 años antes, fueran más rápidos que en Life.

Como es normal, Life no se pudo clasificar para la carrera de Estados Unidos ni para la siguiente de Brasil, por ellos Brabham decidió irse del equipo dejando el dorsal 39 vació para el veteranísimo piloto Bruno Giacomelli, que llevaba casi 7 años sin pilotar un monoplaza de Fórmula 1, pero al estar sponsorizado aún con Malboro, sus honorarios no corrían a cargo de la escudería.

La casi ausencia se sponsor de la escudería, sumado al color rojo del monoplaza, hacía que pareciera un monoplaza de pruebas de Ferrari, pero prestando un poco de atención, se veía al lado de la bandera de Italia, la bandera de otra nación extraña en el mundo de la F1, se podía ver la hoz y el martillo de la bandera soviética, ¿por qué? Uno de los pocos patrocinadores de Life, era el conglomerado PIC, proveedor de la industria aeroespacial, subcontrata para los submarinos atómicos y productor de un programa semanal de televisión sobre automovilismo

La ausencia de motorhome en el equipo respondía a que las charlas entre el ingeniero Maurizio Ferrari y su piloto eran innecesarias, además el equipo completo era de tan sólo 6 personas, incluyendo a la persona que conducía el camión y que ayudaba en el box en lo que podía.
Después de 12 carreras en las que no se pudo clasificar para la salida en ninguna, se decide olvidar del motor W12 y volver al viejo Judd V8, para que en la carrera número 13 en Portugal empezara la buena suerte. Al intentar introducir el mastodóntico V8 en el monoplaza, se percataron que no entraba, por lo que se perdió otra oportunidad de ver al Life en acción, oportunidad que si que se pudo ver en el siguiente Gran Premio en España, logrando después de modificar chasis, suspensiones, caja de cambios y puntos de agarre del motor, ver al Life dar casi tres vueltas, logro que no fue suficiente para clasificarse para la salida, por lo que después de 14 intentos fallidos por empezar una carrera y a falta de dos para finalizar la temporada, se decidió abandonar el proyecto y dejar el sueño de la F1 dentro del cajón.


Aunque pueda parecer extraño, la escudería Life era querida por la gran mayoría de aficionados al motor, ya que era un ejemplo de trabajo en equipo – a la hora de cambiar las ruedas se debía de hacer a mano, por lo que el tiempo empleado era casi 50 ó 60 veces mayor que las otras escuderías – y de obstinación por un objetivo: participar en la competición más avanzada tecnológicamente del mundo, la Fórmula 1.
Fuente: formula1.com, dreamcarspain.com, f1rejects.com,…
Galería: Google

lunes, 7 de enero de 2013

Aston Martin Lagonda SUV

Un SUV para celebrar el centenario.

El próximo año 2013 se celebrará el primer siglo de vida de la fabulosa marca “inglesa” Aston Martin, lujo y deportividad dejaron paso hace ya dos años al pequeño de la familia y parece ser que una resurrección como la marca Lagonda va a traer el SUV que traerá la estabilidad económica a la marca de Gaydon.

La reciente compra por parte del grupo industrial Investindutrial de un número sin determinar de acciones de Aston Martin por un valor de 185 millones de euros dándole el control de ésta, ha hecho que la vieja idea del SUV de Aston salga de nuevo de la chistera después del intento de hace tres años en el Salón del automóvil de Ginebra.

La poco amplia gama de modelos de Aston con un solo gran turismo y el sorprendente Cygnet, no puede competir en aquellos países que demandan cada vez más vehículos SUV o todocaminos de carácter más familiar y polivalente, dejando un trozo del pastel de varios cientos de millones de euros a sus competidores de Porsche Cayene, Infinity FX o el próximo Bentley EXP 9 F.
El resurgimiento del mítico nombre Lagonda – recordar el maravilloso sedán de casi 3 metros de longitud y más de 300 cv que se produjo desde 1974 hasta 1990 – parece la idea perfecta para competir en el segmento de los SUV en países como China, India, Rusia u Oriente Medio, además de ser un banco de pruebas para combustibles alternativos, la tecnología híbrida o el combustible diésel.
El proceso de creación y desarrollo de un modelo nuevo, y más en el caso de Aston, es un proceso largo y costoso, pero los 500 millones de inyección económica para los tres siguiente años, hacen prever que si no es en el próximo año, en 2014 podremos ver una idea de SUV mucho más evolucionada.
Una cosa está clara, James Bond ya puede llevar su vástagos al colegio.

Galería: Google